Empecemos esta historia con el final:

El agua, como bien público, se subestima, se le asigna un precio insuficiente y, a menudo, se gestiona mal.

Para romper con eso, y más ahora que se ha intensificado la crisis de agua, urge tomar medidas orientadas a mejorar la gestión cooperativa de los recursos hídricos, adoptar políticas integradas sobre el agua y el clima, e incrementar las inversiones en el sector hídrico para garantizar el derecho humano al agua, promover un desarrollo económico sostenible, adaptarnos al cambio climático y reducir los riesgos de desastre.

Según datos de la UNESCO, se estima que lograr el acceso universal al agua potable y al saneamiento en 140 países de bajo y mediano ingreso puede llegar a costar hasta 114 billones de dólares al año.

Suscribirme al Newsletter

2024 - Consejo Consultivo del Agua