Noticias
Martes, 22 Mayo 2018 02:23

Ciudad del Cabo se salva de tener que cerrar el grifo del agua, al menos hasta 2019

Evaluar este artículo
(0 votos)


Las lluvias y las medidas de ahorro han evitado que la capital sudafricana se convirtiera en la primera gran urbe en quedarse sin este preciado bien

Los más de cuatro millones de habitantes de la ciudad han tenido que aprender a vivir con 50 litros al día

Desde el pasado 1 de enero los más de cuatro millones de habitantes de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) han tenido que aprender a reducir drásticamente su consumo de agua para evitar el ‘Día Cero’, la fecha en que las autoridades locales debían cortar el suministro de agua de la ciudad debido a la falta de reservas.

Gracias a las mil y una soluciones ideadas por los ciudadanos para no quedarse sin agua y a la llegada de las esperadas lluvias, el temido ‘Día Cero’ ha quedado aplazado hasta el año 2019. De este modo, Ciudad del Cabo se ha salvado, al menos de momento, de convertirse en la primera gran urbe del mundo en quedarse sin este preciado bien.

Para conseguirlo fue necesario restringir el uso de agua, bajo la amenaza de sanciones en caso de incumplimiento. El 1 de enero, las autoridades locales limitaron el consumo a 87 litros por persona y día, un límite que tuvo que ser rebajado a 50 litros el 1 de febrero. Para que se hagan una idea: en consumo medio en el área metropolitana de Barcelona es de 100 litros por persona y día, según las estadísticas de Aigües de Barcelona.

Tirar de la cadena sólo una vez al día, limitar las duchas a menos de dos minutos, recoger la escasa agua de lluvia, cubos vacíos bajo cada grifo para no desperdiciar ni una sola gota, reciclar el agua de la lavadora o no lavar el coche son algunas de las medidas que se han convertido en el pan de cada día para los ciudadanos de Ciudad del Cabo. Males menores si se compara con lo que habría supuesto tener que hacer cola en un punto colectivo de abastecimiento de agua para recoger un máximo de 25 litros por persona al día, que es lo que hubiese implicado llegar al temido ‘Día

Gracias a las fuertes restricciones, el consumo de agua en la ciudad ha descendido en tres años a más de la mitad, al pasar de 1.200 millones de litros diarios a mediados del 2015 a 507 millones de litros a finales de abril de este año. Una reducción de récord si bien es cierto que se partía de un consumo de agua muy elevado, especialmente por parte de la población más acomodada de la urbe. Las limitaciones al consumo se mantendrán un tiempo más, hasta que las reservas se recuperen en mayor medida.

Más allá de restringir el uso de agua, también a la agricultura de regadío, las autoridades locales han buscado soluciones para diversificar sus fuentes de cara al futuro y no ser tan dependientes del actual sistema de presas. La ciudad está invirtiendo en proyectos basados en agua subterránea, reutilización del agua y desalinización, entre otros.

Tampoco han faltado soluciones imaginativas, como la de transportar hasta las aguas de la ciudad un iceberg gigante. El sudafricano Nick Sloane, un capitán de salvamento conocido por haber reflotado el crucero Costa Concordia, propuso resolver la crisis del agua arrastrando un iceberg de 100 millones de toneladas desde el océano Antártico hasta cerca de Ciudad del Cabo, unas 1.200 millas náuticas (unos 2.222 kilómetros). Un iceberg de este tamaño podría suministrar suficiente agua para una tercera parte de los residentes de la capital sudafricana durante todo un año. La idea fue descartada por las autoridades locales.

Fuente: www.lavanguardia.com
Leído 163 veces

Comentar

Los campos con asterisco (*) son obligatorios

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro newsletter y reciba quincenalmente nuestro boletín de noticias
Please wait

BUSCADOR

Panorama del agua

Cultura del agua

Videos

Ligas de interés